+53 5 8471401 info@myproudhavana.com

Descrito por Fernando Ortiz como “una historia de amor entre un tambor africano y una guitarra española,” el hijo es el epítome de la música cubana. Nacido en la región oriental del país a finales del siglo XIX, el hijo es una mezcla apasionada de dos tipos: el danzón, un baile de salón de estilo europeo a realizar en parejas dentro de un grupo y coordinó el ritmo hipnótico de la rumba.

En un momento en que el hijo llegó a La Habana, alrededor del año 1909, la música comenzó a incluir la parte vocal, el tres cubano [una especie de guitarra], el contrabajo, el bongó, claves [palos] y maracas; mientras que la trompeta se añadió en la década de 1930 fueron las claves para mantener ritmo de la música y la danza se mueve. Hoy en día se puede escuchar por todas partes – en la calle, en los parques y plazas de la ciudad como en cafés, restaurantes y casas de la trova [música local en vivo], en todas las ciudades y países en la isla.