Zonas

Vedado

Vedado, conocido oficialmente como Municipio de Plaza de la Revolución, es el núcleo comercial y el principal barrio residencial de La Habana. Este barrio se podría comparar ligeramente con La Habana Vieja debido al número de galerías y museos que alberga y en los que podrás disfrutar y conocer más sobre Cuba y La Habana.

El gran número de casas señoriales de estilo ecléctico, la mayoría de principios del siglo XX, aunque existen otras de finales del siglo XIX, convierten esta zona en un barrio bastante diferente al resto de La Habana. Muchas de estas antiguas casonas albergan diferentes instituciones gubernamentales o embajadas de muchos países. Aunque también podrás encontrar bares y restaurantes donde relajarte y tomar un delicioso aperitivo.

La arquitectura en algunas zonas del Barrio de Vedado, recuerda a las típicas edificaciones estadounidenses, de hecho, en la zona hay varios rascacielos, que junto con las grandes avenidas salpicadas con frondosos árboles y las diferentes casas, hacen que el barrio sea muy parecido a un barrio de alto standing de Estados Unidos.

Habana Vieja

Declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1982, es el casco histórico de la ciudad de La Habana, formado a partir del puerto y el centro oficial, la Plaza de Armas. En ella encontrarás todo tipo de monumentos antiguosfortalezasiglesiaspalacios, etc. ya que se encuentra repleta de auténticas joyas arquitectónicas de diversas épocas y ofrece una de las colecciones de edificaciones urbanísticas más completas de toda América. Solo esta zona de la ciudad alberga cerca de un millar de edificaciones de importancia histórica con diversos ejemplos de una distinguida arquitectura que va desde el barroco hasta el Art Déco.

A diferencia de las típicas ciudades coloniales, La Habana se desarrolló sobre no una, sino cuatro plazas principales: la Plaza de Armas, que era el centro militar y defensivo al contar con una fortaleza y un amplio patio utilizado para desfiles militares; la Plaza de la Catedral, que con su catedral era utilizada como el centro religioso; la Plaza Vieja, que suponía el eje comercial al albergar un importante mercado; y la Plaza de San Francisco de Asís, que era el punto principal de exportación e importación al contar con un puerto donde atracaban los barcos españoles.

Para llegar a la ciudad de La Habana, la mejor opción es volar al Aeropuerto Internacional José Martí, a pocos kilómetros de esta. Pasear por sus calles es una de las mejores maneras de conocer un lugar, y en los coloridos boulevards de La Habana Vieja no podía ser de otra manera. Con la fresca brisa marina de fondo, y las sombreadas alamedas, el sol caribeño no será un impedimento para disfrutar de los maravillosos lugares que el centro histórico de La Habana tiene para ofrecerte, al son de los ritmos latinos que suenan en cada rincón.

Centro Habana

Esta zona de La Habana, a pesar de que no ha recibido tanta inversión como La Habana Vieja para su restauración, merece la pena ser visitada, ya que está repleta de calles bulliciosas y antiguos edificios. Además, alberga lugares tan emblemáticos como el Museo de la Revolución, el Capitolio Nacional de Cuba, la Real Fábrica de Tabacos Partagás, el Museo Nacional de Bellas Artes, el Paseo de Martí, o el Castillo de San Salvador de La Punta.

Centro Habana también cuentan con varios parques que, a pesar de estar en pleno centro de la ciudad, están resguardados del tráfico y el estresante ajetreo típico de la capital. Visitarlos es algo muy recomendable, ya que además de darte la oportunidad de tomarnos un merecido descanso nos da la oportunidad de conocer más información sobre la historia de la ciudad, y la Revolución. Los parque más recomendados son el Parque Central, en cuyo centro cuenta con la estatua de José Martí, y lugar de reunión donde aficionados al béisbol discuten sobre las tácticas y estadísticas de sus equipos favoritos; el Parque de la Fraternidad, repleto de bustos de líderes de americanos, y también conocido popularmente como “el Parque Jurásico”, por la frecuencia con la que pueden verse antiguos y fotogénicos coches norteamericanos; y el Parque de los Enamorados, con un trozo de la histórica cárcel donde estuvieron presos personajes históricos como José Martí.